Inicio Actualidad Factura más de US$ 300 millones el emergente negocio del turismo médico...

Factura más de US$ 300 millones el emergente negocio del turismo médico en Argentina

Compartir

Atraer al turista médico representa una gran posibilidad para Argentina, que recibe en la actualidad 14 mil visitantes por año en materia de medicina curativa, en un 62%, y estética, en un 38%, por las que dejan en las arcas del país más de US$ 300 millones, sin contar hotelería, pasajes, transporte, o gastronomía, mientras se estima que para el 2020 el incremento en la llegada de pacientes significaría un ingreso cercano a los US$ 500 millones.


Cada paciente viaja con 2 o 3 acompañantes que conforman un gasto, en promedio, de hasta US$13 mil por grupo, debido a que las estadías de este segmento suelen ser más prolongadas que las del turista común para beneficio de rubros conexos, como hoteles, agencias, recreación y transporte

La mayoría proceden de los países limítrofes y cercanos. “Una vez posicionados de forma fuerte también se atraerá mucho más a los pacientes norteamericanos y europeos”, explicó Alejandro Muñiz, vicepresidente de la Cámara de Turismo Médico (CIAPSA).

La oportunidad de expansión está dada en que muchos procedimientos son entre un 40% y un 60% más económicos que en Estados Unidos.

Si bien Buenos Aires recibe el 80% de las prestaciones médicas, que alternan con programas gastronómicos y de tango, los circuitos turísticos tradicionales, como Bariloche, Iguazú y otros del interior, se incorporan en los paquetes de los pacientes de buen poder adquisitivo para que combinen salud, estética y esparcimiento.

Que no son la mayoría de los casos, según las estadísticas más abarcativas que las de CIAPSA, que se remiten al sistema privado sin tener en cuenta la cantidad de pacientes que llegan a atenderse de forma gratuita en hospitales públicos.

“Vienen desde Paraguay, Bolivia y Uruguay. Me parece que está muy bien que la Argentina mantenga las puertas abiertas, tal como lo dice el preámbulo de nuestra Constitución, pero es cierto que en ningún país del mundo un extranjero va y se atiende de forma gratuita, salvo que sea una persona sin ningún tipo de recurso, y aun así se les puede cobrar la deuda. Tal vez debería existir un mínimo en cuanto a tiempos de espera o un mínimo de arancel por parte de los turistas para poder mejorar el sistema público.”

Un comple to informe publicado por Tiempo Argentino antes de su cierre incluye a Ecuador y Perú, además de los otros mencionados por el ejecutivo de CIAPSA, entre los 5 países latinoamericanos limítrofes y cercanos con mayores volúmenes de visitas médicas a la Argentina.

Entre los procedimientos más solicitados, se posiciona en primer lugar la cirugía plástica (implantes odontológicos, blanqueamientos, cirugías de rostro como inserción de grasa o aplicación de botox, y operaciones estéticas en el cuerpo, como la de prótesis mamarias) con casi entre un 40% y 45% del total de las visitas.

En segundo término, se dan los trasplantes con donantes vivos relacionados en pacientes provenientes de Bolivia, Paraguay y Perú.

El área de traumatología también ocupa un lugar muy importante a través de reemplazo de rodilla, operación de hombros y/o tobillos. Los procedimientos coronarios por vía endovascular también son solicitados.

“En cuanto a procedimientos como el bypass, se trata de una cirugía compleja y es difícil que el paciente tome la decisión de hacerla en otro país, sin embargo se realiza más que nada porque es mucho más conveniente económicamente y se mantiene la misma calidad de trabajo que en las mejores instituciones del mundo”, explicó Muñiz.

En el mismo sentido, aclaró que más de 40 millones de norteamericanos no cuenta con seguro médico.

Muchos procedimientos son entre un 40% y un 60% más económicos que en Estados Unidos.

Por ejemplo, el bypass en Estados Unidos cuesta US$144.000 y en la Argentina US$ 26.000. El cinturón gástrico sale US$ 30.000 y acá US$ 8.000, y el reemplazo de rodilla tiene un costo de US$50.000 en USA y US$10.000 en Argentina.

Además del motivo económico, el fenómeno del turismo médico crece porque en otros países existen extensas listas de espera con el argumento de aquello que “puede esperar”, que es lo que suele suceder en Europa y Canadá.

Finalmente, otra causa es la falta de complejidad tecnológica o la experiencia profesional.

Quirófanos móviles

El turismo médico es un fenómeno global que consiste en el que los pacientes viajen a otros destinos para recibir servicios médicos de tipo curativo (chequeos y tratamientos médicos y odontológicos; cirugías de alta complejidad, etc.), de estética (cirugías plásticas con procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos) y preventivos o de bienestar (tratamientos antiestrés, antitabaco, para bajar de peso, etc.).

De acuerdo con la tendencia mundial, cada vez son más las personas que viajan a hacerse tratamientos médicos en busca de atención de mejor calidad, tecnología más avanzada, acceso más rápido a las prestaciones, y menores costos de los procedimientos médicos, que en sus propios países.

El presidente del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires y ministro de Modernización, Innovación y Tecnología, Andy Freire, y el presidente de la Cámara de Instituciones Argentinas para la Promoción de la Salud (CIAPSA), Miguel Cané, firmaron el viernes 26/09 un acuerdo para desarrollar y promover el Turismo Médico y de Bienestar en la ciudad, además de impulsar su proyección a nivel nacional e internacional.

De este modo, la ciudad se posicionará como uno de los principales destinos de Turismo Médico en América Latina y aumentará la llegada de turistas nacionales e internacionales.

A la vez, se desarrollarán y fortalecerán los servicios e infraestructura relacionados al turismo de salud, lo que permitirá a los operadores turísticos y agencias de viajes recibir nuevos clientes.

Los cañones se apuntan ahora al 2do. Congres o Argentino de Turismo Médico Internacional, a realizarse el 5 y 6 de abril del 2017 en la Ciudad de Buenos Aires. Constituye una fuerte apuesta para impulsar el turismo médico receptivo en la Argentina, ya que conjugará como un todo a la oferta de las diferentes especialidades médicas de nuestro país con los atractivos turísticos.

En esa dirección, la Cámara de Turismo médico (CIAPSA) y la Asociación Médica Argentina (AMA) firmaron un convenio que garantiza la excelencia de las prestaciones a realizar a pacientes de otros países que visitan el país para realizar tratamientos médicos.

“Es una adhesión a su código de ética. Los estándares de ética hacen que nadie lleve a cabo una cirugía si no hace falta por más que sean derivaciones. Estos códigos siempre se cumplieron pero la firma es importante por cómo nos mostramos en el exterior”, aseguró Muñiz, de CIAPSA.

Entre otros aspectos que suman el potenc ial para el atractivo en turismo médico son los modernos centros, la tecnología implementada y servicios de alto nivel.

La mayoría han optado por habitaciones con monitoreo permanente, terapias intensivas individuales o incluso atenciones personalizadas como la Clínica y Maternidad Suizo Argentina. Un dato llamativo, por ejemplo: sus pacientes cuentan con una enfermera que las atiende exclusivamente a ellas, una puericultora que se encarga de enseñarle a manejar al bebé y una tercera enfermera que se dedica solo a la atención del recién nacido.

Sumado a ello, no se puede dejar de mencionar la gama de oferta en los centros médicos que van desde cirugías plásticas, trasplantes, tratamientos oncológicos y hasta planes para combatir la obesidad, el estrés o simplemente para cambiar el estilo de vida, en estos últimos destaca la Posada de Qenti y el Diquecito en Córdoba, lugares que apuestan por hacer los tratamientos rodead os de la amplia naturaleza que ofrece este país.

“La Argentina es un destino 5 estrellas para el turismo médico”, había asegurado Miguel Cané, presidente de la Cámara Argentina de Turismo Médico (CIAPSA) en la inauguración del primer Congreso Argentino de Turismo Médico Internacional, en el Hotel Four Seasons de Buenos Aires, organizado por el Ministerio de Turismo de la Nación, a través del Inprotur (Instituto Nacional de Promoción Turística), la Cámara Argentina de Turismo Médico (CIAPSA) y la Cámara Argentina de Turismo (CAT).

Si bien el turismo médico –del que participan los pacientes extranjeros que llegan al país con el objetivo principal de atender su salud– no es un fenómeno nuevo, en los últimos años ha crecido de forma exponencial. Según los expertos, los extranjeros se ven atraídos, no sólo por el equilibrio entre costo y calidad, sino también por la experiencia de los profesionales, y la complejidad tecnológica.

Se trata de un fenómeno global por el que los pacientes viajan a otros destinos para recibir servicios médicos.

Presencia institucional en el exterior

International Medical Travel Journal es una asociación basada en Londres dedicada a la promoción del turismo médico, que capacita y mejora formas de trabajo al tiempo que descubre nuevas oportunidades mediante la conexión de profesionales de todo el mundo. Su evento anual brindó además la posibilidad de encuentros comerciales entre compradores y prestadores de turismo médico. En 2015 el congreso tuvo lugar en Londres.

Por primera vez la Cámara Argentina de Turismo Médico participó de este evento 2016 en Madrid y compartió experiencias con las distintas formas de organización, alianzas estratégicas de turismo y salud en España, tales como Spaincares la marca que representa al cluster de turismo médico , agrupaciones de los más importantes hospitales como Quiron Salud, también existe la forma de cooperativa formada por 3500 médicos, HLA Hospital Group.

Estaban representadas distintas formas de actividad: la pública exclusivamente, como el caso de Malasia; y la privada, como el Gleneagles Kuala Lampur y el centro de fertilidad de Malasia.

La delegación argentina tomó nota de que la actividad turística bajo la Asociación Turismo de Madrid es la única que combina trabajo público-privado, tal como hace Inprotur en Argentina, pero solamente referido a una ciudad, la capital española. La cámara reúne instituciones privadas prestadoras de salud, acompañadas por prestadores de servicios complementarios y el apoyo y trabajo conjunto realizado con la Cámara Argentina de Turismo y el Inprotur.

Recogió los avances en telemedicina por parte de empresas de telefonía que participaron de mesas redondas tales como Turismo y E-Salud, paradigma actual de un eficiente servicio médico. Lo mismo que de la existencia de una unidad digital para la salud pública y privada Ibérica, que abarca España y Portugal.

En otra de las acciones, Inprotur asistió a la canadiense Ottawa para participar de “Destination Health – Canadian Medical Tourism Trade Show”, edición 2016, desarrollada durante los días 9 y 11 de septiembre en el Shaw Centre de la Ciudad de Ottawa, Canadá.

En 2014 más de 52.000 canadienses han viajado para obtener servicios médicos y odontológicos.

En ese contexto, la CEO y fundadora de The Mercury Healthcare Company de Estados Unidos, María Todd, expresó que “el país está preparado para dar el próximo paso, tiene las habilidades necesarias y fundamentales, pero más que exponer todo lo que pueden e incluso he visto que hacen y muy bien, deben propagar su experiencia a todo el mundo, lograr que cada visitante comente lo bien que fue atendido en su país y, de esa forma, lograr un boca a boca o la viralización a través de las redes sociales”.

Además, destacó que “la Argentina es vista como un destino amigable, cosmopolita, cálido, seguro y muy profesional”.

La profesional recorrió el Hospital Alemán, la Clínica Bazterrica y el Hospital Austral. “Estoy cambiando totalmente la forma de ver a su país. Realmente lo tienen todo.”

Reuters encaró un artículo de fondo en el que desarrolla cómo funciona en Argentina el turismo médico. Publica el caso de un canadiense pescador de langosta de 66 años residente en Estados Unidos que nunca había cruzado la frontera hasta que un paquete turístico poco convencional lo trajo a la Argentina. Por menos de US$15.000 sacó pasajes, un buen hotel, tickets para espectáculos de tango, recorridas por Caminito, el Obelisco y las Cataratas del Iguazú, un lifting y se sometió a una cirugía en nuestro país para reducir el volumen de su pecho porque donde vivía le resultaba inalcanzable.

Desde hace varios años, cientos de personas (generalmente, mujeres) vuelan desde países centrales, como Estados Unidos, Canadá y desde varios europeos, para aprovechar las ventajas que ofrecen los quirófanos de países periféricos, publica Reuters.

Estima que, desde 2004, la Argentina ha recibido 15.000 pacientes del extranjero para intervenciones estéticas. Según datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica (ISAPS), es el 3er. país del mundo donde más cirugías se hacen, con 50 mil intervenciones anuales, luego de Estados Unidos y México . Al igual que Brasil, la Argentina tiene fama de ser un país desarrollado en el área estética, confirma Sergio Korzin, director de Lasermed y del Centro Médico Uriburu.

Pero, por otra parte, la lista de los precios locales es más que tentadora para los extranjeros, en especial después de la devaluación monetaria. Este tipo de turismo se ha transformado en una tendencia creciente en nuestro país a partir de la existencia de un tipo de cambio alto, que posibilita una notable reducción en el costo del tratamiento.

Para el turista, la medicina argentina no sólo es excelente sino además accesible, afirma Francisco Famá, cirujano plástico y secretario general de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica.

Inyecciones de toxina botulínica, lipoaspiraciones e implantes de mamas son algunos de los tratamientos más solicitados por los viajeros.

Famá precisa: La gama e s muy variada y abarca prácticamente toda la especialidad, desde intervenciones cortas, como los implantes faciales, hasta tratamientos prolongados. Todo depende de que el visitante tenga tiempo, un factor que debería ser limitante: un cirujano responsable no puede encarar una operación si no cuenta con el tiempo necesario para cada una de las etapas.

Korzin amplía: Se trata de cirugías selectivas y de baja complejidad que, en general, no requieren internación y, por lo tanto, se pueden hacer en el marco de un viaje, señala la nota de Reuters.

Según el procedimiento, los extranjeros pagan entre un 30% y un 80 % del valor que los mismos procedimientos tienen en Estados Unidos. Jeff Schult, un norteamericano que escribió “Beauty from afar”, uno de los tantos libros que reflejan este fenómeno, precisa que en su país un lifting cuesta entre US$ 7.000 y US$ 10.000, mientras que en América Latina, sólo entre US$ 2.500 y US$ 3.500. La clave está en combinar calidad, credibilidad y buenos precios, apunta Korzin.

En la actualidad, el turismo estético está incluido dentro de un fenómeno mayor y global: el turismo médico. Propiciada por internet, esta industria mueve millones de dólares. Y los seguirá moviendo en el futuro: según las predicciones, crecerá hasta un 20% anual.

Paquetes a medida

Un acompañante bilingüe especializado espera al paciente estético en el aeropuerto y lo acompañará durante toda su estadía; asistencia médica (también bilingüe); hotel 5 estrellas, equipo DVD personal, notebook con wi-fi, celular internacional.

Esos son algunos de los servicios de calidad que ofrece Global Health Company una empresa nacional que en octubre pasado se lanzó al turismo médico a pacientes extranjeros que buscan prestaciones top.

Pensando en las necesidades de sus clientes foráneos, esta institución cuenta con otros paquetes: el estándar y el business, cada uno con servicios diferenciales.

Con una inversión inicial de $150.000, Global Health Company se especializa en cirugías de nariz, párpados, orejas, glúteos, pómulos, mentón, labios, lifting facial, abdominoplastia, lipoescultura, reducción y aumento de mamas, peelings, mesoterapias e inyecciones de toxina botulínica, entre otras prestaciones.

En paralelo, brinda la posibilidad de disfrutar alternativas turísticas y hospedajes de acuerdo con las necesidades y presupuestos de cada persona, explica Eduardo Gobbi, CEO de la compañía.

Juan Ruano, de Plenitas, otra de las empresas locales de turismo médico y que surgió en 2003, aclara: Cuando toman la decisión d e viajar a la Argentina, los pacientes extranjeros aprovechan y se hacen más de un procedimiento. El combo más común es el implante mamario con liposucción. Y, según el estado físico del paciente, apoyamos la lipoaspiración con un Tummy Tuck (achatamiento de abdomen). Para los hombres, la más común es una lipoaspiración con implante capilar. Estando acá, el paciente no se tiene que ocupar de nada, ni siquiera de las consultas médicas: un asesor con chofer estará siempre con él. Comer sano, dormir bien y disfrutar su estadía son sus únicas preocupaciones, acota Ruano.

Perfil del turista estético

Se trata, en general, de gente de clase media, cuyas prestadoras médicas no les cubren esos tratamientos. O viven en países donde se tienen que anotar en largas listas de espera.

Según Jeff Woodman, autor de “Patients beyond borders: everybody’s guide to affordab le world class medical tourism” (Pacientes más allá de las fronteras: una guía para el turismo médico), los típicos viajeros son mujeres de entre 45 y 70 años, pero también hay hombres.

Cada año, según Woodman, cerca de 150.000 norteamericanos y europeos viajan al exterior buscando cambios mediante la cirugía plástica. Vienen de todos lados. Para los que viajan de Europa y Estados Unidos, el precio es el gancho. Para los países de Latinoamérica, Argentina es un up grade: tiene prestigio médico, agrega Korzin.

“En nuestro caso, nuestro principal cliente está en el hemisferio norte: Estados Unidos, España, Gran Bretaña”, dice Ruano, y explica que, según él, “hay dos tipos de turistas médicos: Están los que vienen para operarse y permanecen en el país el tiempo mínimo, y están aquellos que, además de aprovechar los precios, buscan ampliar su concepción de mundo. El tango es un gran atractivo. Reconoce también que el turismo es un plus en el paquete: Hoy en día estos procedimientos no requieren internación, sino que se trata de intervenciones ambulatorias. A pesar de que deben observar los cuidados correspondientes, la realidad es que estos pacientes tienen mucho tiempo ocioso. Si tenés que estar en un país que no conocés durante quince días, de los cuales sólo estarás con los médicos unos pocos, ¿por qué no aprovechar para salir y conocer Buenos Aires?”.

En Global Health Company coinciden: Nuestro business es lo médico, pero hacemos alianzas con empresas de turismo para que el paciente no se la pase en un hotel a la espera del alta. En la medida que el tratamiento se lo permita, que haga turismo. Es una manera de generar recursos, apunta Gobbi.

Belleza sin fronteras

Hay quienes señalan qu e el turismo estético es un concepto antiquísimo. Y recuerdan el peregrinar de miles de personas hacia tierras lejanas como India, famosa por sus tratamientos ayurvédicos y su tierra enriquecida, o las aguas termales de Japón.

A partir del siglo XX, los medios de transporte e internet marcaron un antes y un después.

Para el turismo médico que hoy se yergue como una industria hecha y derecha, con sitio web propio, una asociación que los aglutina, revista especializada y congresos anuales de convocatoria mundial, la web es una herramienta fundamental.

En la actualidad, todas las páginas de turismo médico argentinas son bilingües.


Fuente: Urgente 24

Algunos Servicios Turísticos recomendados por Turismo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía de Servicios Turísticos ¿Que estás esperando?